Educación emocional y apego

La educación emocional y el apego son fundamentales para que los hijos o alumnos aprendan a gestionar sus emociones y crezcan con una autoestima saludable. Rafael Guerrero ha desarrollado un manual práctico que, haciendo uso de un lenguaje claro y sencillo, reflexiona sobre los pasos que habrá que seguir para convertirse en un experto emocional y poder ayudar a los demás a manejar sus emociones.

¿Qué son las emociones? ¿Qué es el apego y los diferentes tipos que existen de él? ¿Qué características debe reunir un padre o una madre para vincularse de forma segura y saludable con su hijo? … este volumen recoge estrategias prácticas y de intervención para afrontar estas y otras muchas cuestiones.

El libro está prologado por Rafael Bisquerra y Begoña Ibarrola, y además intervienen en él expertos de renombrado prestigio en el ámbito emocional, comoMar Romera, Francisco Mora, Roberto Aguado, Álvaro Bilbao, Rosa Jové y Silvia Álava, entre otros.

Durante los diez primeros años de vida, al menos, los niños dependen por completo de quienes le cuidan. Desde el nacimiento, se establecen relaciones de apego entre el niño y algún adulto significativo, a fin de satisfacer las necesidades que van apareciendo en cada etapa del desarrollo evolutivo. No es una relación de igualdad, sino de dependencia emocional.

Es en la segunda década de vida cuando las personas deben desarrollar su autonomía personal gracias a la educación recibida tanto en la familia como en la escuela. ¿Es posible este tránsito? ¿Se puede educar para establecer vínculos emocionales satisfactorios desde la libertad, la igualdad y la responsabilidad? ¿Puede pasarse del apego inseguro al apego seguro? La educación emocional es la respuesta.

Este libro describe y explica los conceptos con un lenguaje apto para todos los lectores, pero también incluye propuestas prácticas que ayudarán a encontrar el difícil equilibrio entre la dependencia y la desvinculación emocionales. Muchas personas pasan a depender del grupo, después de la pareja… construyendo así vínculos peligrosos, que pueden derivar en que la persona prefiera tolerar conductas arriesgadas, como ocurre en situaciones de maltrato, antes que asumir la verdadera autonomía emocional. Y, en el extremo opuesto, también debe evitarse una desvinculación total. El reto de la educación, en este sentido, consiste en formar personas autónomas, de pensamiento y comportamiento, y por tanto, también emocionalmente. Capaces de pensar por sí mismas,tomar sus decisiones y adoptar comportamientos de forma independiente, asumiendo la responsabilidad de los propios actos y de las decisiones que se toman en virtud de la propia libertad. Solo así podrán crear vínculos emocionales simétricos y saludables.

Uno de los aspectos prioritarios será la empatía; desarrollar esta capacidad innata es fundamental, ya que en ella reside el origen de las relaciones personales positivas: la compasión, el amor, la moral, el derecho, la justicia, los valores humanos, la convivencia en paz y la prevención de la violencia.

La manera en que se establecen los apegos tendrá repercusiones posteriores. Por ejemplo, desarrollar un tipo de apego seguro puede prevenir formas de violencia infantil y juvenil. Siendo conscientes de las posibles consecuencias, parece necesario saber satisfacer las necesidades emocionales desde un principio, adoptando los comportamientos adecuados. El libro de Rafael Guerrero ayudará a desarrollar competencias tales como la conciencia, regulación y autonomía emocional, las habilidades sociales, la construcción del bienestar personal, la tolerancia a la frustración, el control de la impulsividad, la asertividad, la autoestima, etc.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]


COMMENTS ARE OFF THIS POST